Noticia Completa

Noticias independientes para gente liberal

Consultoría en organización empresarial: mejora la competitividad de tu empresa

Optimizar los procesos internos de la empresa significa perfeccionar las relaciones que la organización empresarial tiene con sus grupos de interés, desde los proveedores hasta los clientes. Esto solo puede traducirse en una mejora de la competitividad de la empresa sino también una mejora de procesos productivos.

La consultoría empresarial proyecta acciones concretas dentro de los procesos de gestión dirigidas a:

  • Reducir el desperdicio de recursos.
  • Reducir los costes de producción.
  • Minimizar los tiempos de trabajo.

Todas estas variables afectan la economía de una empresa, su reducción no hace más que mejorar el desempeño general de la empresa.

Gracias a la consultoría empresarial, las empresas han realizado cambios importantes para poder desarrollarse en el contexto nacional e internacional. El proceso implementado por estos consultores comienza con un análisis cuidadoso de la situación actual para determinar los problemas críticos, identificar los objetivos a alcanzar y aplicar correctamente los Sistemas de Gestión a implementar.

Además de la planificación estratégica, los consultores también se ocupan de la gestión, ayudando a las empresas en el diseño de procedimientos y reglas organizacionales que le permitan mantener altos niveles de eficiencia y eficacia. De hecho, la consultoría de Transformación Digital 4.0 es un punto de referencia para todas las empresas que han decidido adoptar estos procesos de gestión. El cambio debe ser concebido como un proceso y como tal es fundamental que exista un soporte adecuado para gestionar mejor todas las fases que lo conforman. La correcta adopción de este método le permite:

  • Optimizar la eficiencia del trabajo.
  • Mejorar la participación y la motivación del personal porque aumenta la satisfacción laboral.
  • Minimizar o eliminar el desperdicio de la empresa.

Este es el resultado de un proceso caracterizado por pequeños cambios que, poco a poco, son internalizados por la empresa. Por lo tanto, el éxito resultante de la adopción de  este método solo puede residir en una consultoría empresarial adecuada.

El papel de la formación en la transformación digital

Ciertamente, hay una falta de habilidades y de figuras específicas que puedan orientar a una empresa hacia soluciones no solo innovadoras, sino también eficaces para el modelo de negocio que desea tener.

Por lo tanto, una adopción acrítica de lo digital puede causar más daño que la persistencia de modelos obsoletos. Las transformaciones repentinas o los saltos hacia adelante desequilibrados son de poca utilidad si no responden a las necesidades y oportunidades reales de mejorar los procesos y servicios.

Es necesario tener una imagen más actualizada de las posibilidades disponibles y, quizás, el apoyo de una figura interna o un consultor externo para obtener ayuda en la elección.

En este sentido, otro punto doloroso es la falta de profesionalismo de este tipo dentro o alrededor de la empresa, que muchas veces prefiere apoyarse «únicamente» en técnicos informáticos. En definitiva, no hay figura que pueda diseñar una estrategia global de acción y eficiencia digital, y no solo gestionar los problemas diarios.

Como tal, un buen consultor debe analizar el funcionamiento de la empresa e identificar las oportunidades de mejora que ofrecen las nuevas tecnologías. No simplemente adoptando un software específico, sino entendiendo cómo, gracias a la digitalización de los procesos comerciales, se puede hacer que un ciclo de producción funcione mejor o se pueden interceptar los objetivos del mercado.

El papel de Ricardo Rodrígez (consultor experto) es, por tanto, estratégico, más que operativo: es decir, no es un técnico de TI, sino una figura que diseña y coordina las estrategias de innovación en la empresa. Tener un gerente de estas características en la plantilla es una inversión que se puede amortizar muy bien.

Gestión de la innovación y actualización de competencias

Otro rol profesional es el del Director de Innovación: de alguna manera, las dos figuras se complementan, incluso si la primera es generalmente interna de la empresa, la segunda más a menudo es un consultor. Un Gerente de Innovación brinda apoyo estratégico y asesoramiento operativo.

¿Por qué cuesta tanto dar el paso hacia la digitalización?

Más allá de lo económico (ya que este cambio implica un gran gasto) está el factor cultural que incide en las formas de rechazo motivadas por razonamientos como: «aquí nunca funcionaría» o «siempre he hecho esto». Es decir, la tendencia a considerar la modernización digital de tu empresa inadecuada para tu situación o inútil porque crees que las cosas van bien como están. Y puede que sí, pero ¿por cuánto tiempo más?

Si bien los métodos tradicionales funcionan por una razón, no hay nada de malo en tener una visión del futuro e intentar superponerse a lo que viene. Estas son épocas de cambio, de transformación y de reinvención, se trata de un proceso decisivo en el que solo las empresas más aptas sobrevivirán a la nueva era tecnológica mundial.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *